Coloquio Internacional - III Escuela Francia – Chile (discurso)

Discurso de la Sra. Embajadora Maryse Bossière en el día de la inauguración de la III Escuela Francia - Chile, titulada "Mutaciones de lo colectivo : desafíos de integración, organizada en el marco de la Catédra franco-chilena Michel Foucault

Estimado Rector subrogante, Sr Jorge Las Heras,
Estimados vice-rectores,
Estimados decanos, directores de Institutos y autoridades de la Universidad de Chile,
Estimados invitados franceses,
Estimados organizadores,
Estimados académicos y participantes,

En primer lugar, quiero agradecer las palabras de acogida del rector subrogante Sr Las Heras a esta Casa central de la Universidad de Chile, y transmitir mis mejores saludos al rector Pérez, deseándole éxito en su misión en el extranjero.
Por su carácter público, su larga y prestigiosa historia y su excelencia académica, la Universidad de Chile comparte con nuestras universidades públicas de mayor prestigio, como la universidad de La Sorbonne en Paris, un mismo estatus de referencia nacional. Y creo poder decir que tambien compartimos nosotros en la Embajada con el Rector Pérez y el Consorcio de Universidades Publicas del Estado los ideales de una universidad pública donde se forje los valores del bien público, se formulen y procesen las expectativas de bien social y las alternativas de desarrollo del país, para construir una sociedad chilena socialmente unida.

En nombre de la Embajada de Francia, manifiesto mi gran satisfacción al abrir “La III Escuela Chile-Francia” titulada “Mutaciones de lo colectivo: desafíos de integración”, organizada en el marco de la Catédra franco-chilena Michel Foucault. Como lugar de formación de las elites administrativas del país – en particular a través del Instituto de Asuntos Públicos-, la Universidad de Chile es el lugar idóneo para debatir de la integración de nuestras sociedades y la conformación de un proyecto colectivo. En efecto, frente a sociedades contemporáneas fraccionadas e individualizadas, que Alain Touraine llamó « sociedades líquidas », es de imperiosa necesidad reflexionar sobre el modelo de vivir-juntos que permitirá evitar los conflictos, como la xenofobia o el racismo, y mantener la unidad de la sociedad.

Tanto el modelo multicultural de algunos países europeos, Holanda o Reino-Unido por ejemplo, como el modelo de integración francés están en crisis. Deben enfrentar el crecimiento de los comunitarismos, sinónimos de desintegración. Constatamos así que a los países desarrollados les cuesta aportar una respuesta satisfactoria a esos desafíos de unidad. Por lo tanto, el Chile emergente, fuerza económica que recibe ahora un flujo creciente de inmigrantes del subcontinente, debe construir su propio modelo de integración.

Estoy segura que la III Escuela de la Cátedra Michel Foucault en ciencias sociales, humanidades, artes y comunicaciones contribuirá desde distintas disciplinas a dar respuestas a los “desafíos de la integración”. Destaco que esta temática es recurrente en las actividades de la Cátedra, que ya había dedicado su primera Escuela al tema de “La exclusión” durante el verano 2007.
Por otra parte, observo con satisfacción que la Cátedra Michel Foucault, conformada en el 2007 bajo el impulso del rector Víctor Pérez y de la Embajada de Francia, al fin de fortalecer la cooperación franco-chilena en ciencias sociales y humanidades, se está institucionalizando y reforzando. En efecto, la Cátedra es en 2009 una referencia para los académicos franceses en visita en Chile y sus instituciones de origen. Así, además de este gran coloquio anual, la Cátedra Michel Foucault organiza conferencias y seminarios con los universitarios que efectúan misiones en Chile o en países de la región. La Cátedra Foucault está trabajando ahora para establecer de manera sistemática cada año un puesto de profesor invitado francés, titular de la Cátedra en una de sus especialidades.

Además, gracias a sus relaciones privilegiadas y constantes con el mundo académico francés, la Cátedra Foucault y su Comité ejecutivo, es un actor del reforzamiento de los vínculos entre la Universidad de chile y las universidades francesas. Lo ilustra el nuevo acuerdo firmado entre la Universidad de Chile y la Escuela de Alto estudios en Ciencias Sociales, gracias al impulso decisivo del Comité Ejecutivo de la Cátedra. En esta ocasión, saludo la presencia en la III Escuela del Pr Fabre, miembro del buró de la Escuela de Alto estudios en Ciencias Sociales.

Renuevo mi apoyo a la Cátedra franco-chilena Michel Foucault como eje central de nuestra cooperación en ciencias sociales y humanas, y llamo a profundizar los vínculos con la contraparte francesa que representa el Instituto de las Américas, que reúne en una sola red todos los centros de docencia e investigación franceses especializado sobre América latina.

Agradeciendo su atención, solo me queda desearles el mejor aprovechamiento posible de este seminario, que cuenta con amplios espacios para el debate, al fin de responder juntos a los desafíos de integración que deben enfrentar las sociedades francesas y chilenas.

Gracias.

publie le 26/05/2009

Subir