Comunicado de prensa conjunto - Protección de la biodiversidad en alta mar (04.09.19) [fr]

El ministro para Europa y de Asuntos Exteriores y la ministra de Transición Ecológica y Solidaria celebran los avances en las negociaciones relativas a un futuro tratado sobre la protección de la diversidad biológica en alta mar.

La tercera sesión de la conferencia intergubernamental para la negociación de un tratado relativo a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional (la llamada "negociación BBJN") concluyó el 30 de agosto de 2019 en Nueva York. Esta sesión constituyó una etapa importante en la elaboración del tratado al permitir la celebración de una primera ronda de negociación sobre un proyecto de texto completo y detallado.

El futuro tratado debería permitir la creación de nuevas herramientas para la protección de la diversidad biológica marina, en particular mediante la creación de zonas marinas protegidas en alta mar, la realización de estudios para evaluar las repercusiones de las actividades en dichas zonas, el establecimiento de un sistema de distribución de los beneficios derivados de los recursos genéticos marinos fuera de la jurisdicción nacional y el fortalecimiento de las capacidades de los Estados en desarrollo y la transferencia de tecnologías marinas en favor de estos.

Estas negociaciones reflejan el reconocimiento por parte de la comunidad internacional en su conjunto de que el océano es un medio frágil, cuya protección es responsabilidad de todos y requiere la adopción de normas vinculantes aplicables a todos.

Mientras el océano es uno de los motores de la economía mundial, la diversidad biológica marina, que determina la salud del océano y su capacidad para proporcionar los bienes y servicios de los que depende la humanidad, está gravemente amenazada, en particular en las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional, donde la gobernanza sigue siendo insuficiente.

El futuro tratado deberá garantizar una gestión sostenible de los numerosos recursos que ofrece el océano. También deberá permitir que el océano continúe desempeñando su función de regulador del clima a nivel mundial, ya que es una fuente de soluciones para la mitigación y la adaptación, especialmente gracias al buen funcionamiento de sus ecosistemas.

Mediante la adopción de la Carta de Metz sobre Biodiversidad, refrendada en Biarritz por los jefes de Estado y de Gobierno, el G7 acogió con satisfacción las negociaciones en curso en las Naciones Unidas con miras a la elaboración de un instrumento internacional jurídicamente vinculante en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar relativo a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional.

Francia, junto con la Unión Europea, seguirá apoyando activamente la labor en curso, a fin de que se haga todo lo posible para respetar el calendario de las negociaciones y presentar un proyecto de tratado sólido y eficaz a la Asamblea General de las Naciones Unidas a finales de 2020, un año que será de gran importancia para la diversidad biológica mundial.

"Francia seguirá esforzándose, junto con sus asociados de la Unión Europea, para que se apruebe un acuerdo internacional que garantice la protección y el uso sostenible de la diversidad biológica marina", afirmó Jean-Yves Le Drian.

"Una de las principales orientaciones de la transición ecológica y solidaria de Francia es un alto nivel de ambición en la negociación del futuro acuerdo multilateral, según se refleja en el Plan Biodiversidad del Gobierno. Promoveremos esta ambición en todas las instancias o foros de debate a escala internacional, como fue el caso durante la cumbre del G7 en Biarritz", señaló Élisabeth Borne.

publie le 16/09/2019

Subir