Discours de Mme l’Ambassadeur (décoration de M. Servet Martinez)

Señoras y señores
Queridos amigos
Querido Servet Martínez,

Me encuentro muy feliz de acogerle esta tarde junto a su familia, sus amigos y sus pares, para rendir homenaje simultáneamente, al que es un gran científico y la figura emblemática de la cooperación científica entre Francia y Chile en que usted se ha convertido.

Es un honor para mí recibirle esta tarde en la Residencia de Francia para compartir con usted este momento solemne y alegre de su nominación al grado de Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor.

Querido Servet, a través de esta condecoración, nuestro país desea saludar su excepcional trayectoria profesional, sus eminentes cualidades científicas, como también su compromiso y su lealtad con Francia. Esta condecoración viene a consagrar así su trabajo incansable en favor de la cooperación científica entre nuestros dos países. Al ejercer su profesión de ingeniero matemático con rigor y pasión, con competencia y humildad, usted ha desarrollado, a lo largo de su brillante carrera, numerosas colaboraciones científicas internacionales en las que Francia siempre ha sido el pivote.

Atraído por las matemáticas desde, como usted dice, “la noche de los tiempos”, desarrolla rápidamente un talento por las ciencias y obtiene un diploma de ingeniero matemático en la Universidad de Chile en 1975. Su relación con Francia comienza un año después, cuando obtiene una beca de estudios del gobierno francés. Su partida a Francia mientras en Chile reinaba la dictadura, es una forma de “regreso” a sus raíces. Efectivamente, esta opción lo hace volver a los pasos de su padre español, refugiado político en Francia en 1939, antes que viniera a Chile. Entonces Francia no es alguien desconocido para usted : a través de la memoria de su padre, ya le era familiar como tierra de acogida.

Después de la obtención de un DEA en la Universidad Paris VI, defiende su tesis sobre las probabilidades en 1979 y luego ejerce como asistente asociado durante un año en la Universidad de Mans. En 1980, regresa a Chile y toma la dirección del grupo de probabilidades y modelización estocástica en el Departamento de ingeniería matemática de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Siempre continuando con sus actividades de investigación y de enseñanza en Chile, sacrificará durante 16 años sus veranos chilenos para llevar a cabo una estrecha colaboración científica con diversos equipos de investigación en París, Marsella, Niza y Dijon. En 1986, obtiene el título de Doctor de Estado en Matemáticas en la Universidad París VI sobre temas de probabilidades y dinámica de sistemas.

Sus inviernos franceses serán solitarios y estudiosos : trabajo, lectura, saber, son los términos que según usted, representan mejor a esa época. Además, usted agrega que “la matemática es una actividad privada”. Poco a poco, se rodeará de una red de prestigiosos investigadores franceses entre los cuales se encuentran Pierre Collet y Claude Dellacherie, ambos directores de investigación en el CNRS y que hacen parte, incluso hasta hoy, de sus amigos más cercanos. Dado que para usted el afecto es indisociable del trabajo, sus relaciones científicas con Francia estarán siempre marcadas por lazos de amistad.

Pero las matemáticas no son el único lazo que lo une a Francia. Tomando nuevamente sus palabras, usted se siente “comprendido por Francia”, “en plena sintonía civilizatoria y cultural”, más allá de la investigación y de la ciencia. Usted destaca la racionalidad, casi excesiva de nuestro país y lo admira por eso. Impresionado ante el apetito por la lectura de los franceses, se impregna de esta cultura. ¡Al mismo tiempo lamenta no haber aprovechado lo suficiente la Francia del buen vivir ! ¡Pero gracias a Dios que sucumbió a la gastronomía francesa¡

Autor de numerosas publicaciones, profesor emérito y conferencista invitado en diversas universidades del mundo usted se ha convertido, querido Servet, en una referencia internacional para la matemática, reconocida y celebrada por su país, que le otorgó en 1993 el Premio Nacional de Ciencias Exactas. Académico desde 1996, fue nombrado Presidente de la Academia de Ciencias de Chile en 2004. Paralelamente, continúa sus actividades de enseñanza y de investigación al interior del Centro de Modelización Matemática, unidad mixta internacional con el CNRS, y trabaja en numerosos proyectos, principalmente en los campos de la bioinformática, la energía de fragmentación, las matemáticas del genoma y la modelización del clima. Su carrera ejemplar es el fruto de esta voluntad por comprender aquello que lo caracteriza profundamente : comprender a los otros, comprender los gestos, comprender al mundo.

Esta condecoración de la Orden francesa más prestigiosa, la Legión de Honor, es la marca de la profunda estima que Francia le da a su trabajo y compromiso. Ella busca honorar a un actor comprometido con las relaciones entre nuestros países al servicio de la ciencia, cuya trascendencia es universal.

Profesor Servet Martínez, en nombre del Presidente de la República, y en virtud de los poderes que se nos confieren, lo investimos Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor.

publie le 22/11/2007

haut de la page