Discours pour l’inauguration de la Chaire Foucault (28 mai 20112)

Estimado vicerrector de la Universidad de Chile, Señor Patricio Aceituno,
Estimadas autoridades académicas,
Estimados señores académicos,

Señoras y señores

Encore plus que pour les années précédentes, il m’apparaît que la Chaire Foucault intervient à point nommé pour porter un regard universitaire sur un monde qui change et sur des mouvements sociaux qui se sont produits dans nombre de pays, notamment bien sûr le Chili mais également dans d’autres régions du monde, ainsi au Québec.

Cette émergence de la citoyenneté sur laquelle va se pencher la Chaire Foucault correspond bien à un moment de la démocratie et donnera lieu un échange de fond entre collègues français et chiliens permettant de confronter des visions du monde qui, tout en étant proches, illustrent également l’état de la société et la réflexion sur celle-ci entre France et Chili, Europe et Amérique, dans un monde que l’on dit globalisé mais qui garde bien des différences.

La Chaire Foucault est une occasion exceptionnelle pour nous de porter un regard à la fois profond mais aussi divers sur les grands phénomènes de société.

Exemple d’une coopération franco-chilienne, je pense que la chaire doit être renforcée dans le cadre du débat d’idées que nous promouvons.

Entonces quisiera aprovechar la presencia de los responsables de la cátedra Foucault para indicar algunas orientaciones de desarrollo que me parece pertinente examinar.

Aunque ya se realizó en ciertas oportunidades en los años anteriores, la cátedra Foucault podría ser un sello para una serie de eventos, seminarios o cursos, que se organizan en Chile, y que llamamos comunmente “el debate de ideas”. Creo que sería beneficioso tanto para la imagen de esos eventos como también para la imagen de la misma cátedra. Sin disminuir el interés de la escuela anual, una presencia más continua, a lo largo del año, de la Cátedra Foucault aumentaría la visibilidad y la influencia de una actividad que nos conduce a reflexionar sobre las problemáticas contemporáneas.
Así reconozco con satisfacción el lanzamiento de la traducción del libro de David Lebreton “la edad solitaria” como evento paralelo a la sexta escuela de la cátedra.

Otro asunto importante es que de cada escuela, quede una huella, a través de la publicación de las actas. Creo necesario que todos hagamos un esfuerzo para reducir el tiempo entre las conferencias y su publicación.

La creación de una revista, publicada dos o tres veces al año y abierta a autores de varios horizontes no necesariamente involucrados directamente en la cátedra Foucault pero trabajando sobre temas de interés de la cátedra, y la creación de una página web, podrían significar una pista para promover un debate más cabal.

Finalmente, quisiera saludar y agradecer a los profesores franceses que aceptaron participar en esta escuela, y desearles la bienvenida en Chile. Quisiera agradecer también a los organizadores del evento, y a la Universidad de Chile, en particular al vicerrector Patricio Aceituno, a la dirección de investigación y desarrollo y a las facultades involucradas por su valioso y constante apoyo en la organización de esta escuela.

Deseo a todos los participantes apasionantes debates y un coloquio muy provechoso.

publie le 29/05/2012

Subir