Discurso de la Embajadora Bossière (Crisis alimentaria)

Excelentísima Sra. Marigen Hornkohl, Ministra de Agricultura,
Sr. Julio Ortuzar, Presidente del Directorio de la Universidad del Pacífico,
Sr. Luis Winter, Rector de la Universidad del Pacífico,
Sr. Rémi Toussain, Director General de AgroParisTech,
Sr. Emmanuel Jolivet, Presidente del Centro INRA
Estimadas Señoras,
Estimados Señores,

Este seminario organizado por la Universidad del Pacífico trata un tema muy importante para nuestra sociedad : la crisis alimentaria y abre el debate sobre las soluciones que pueden aportar las biotecnologías.

Sin entrar en detalles sobre los cuales ustedes, los especialistas, conocen perfectamente, quisiera recordarles algunas cifras que muestran hasta qué punto el recurso alimentario se ha convertido en estos últimos años, en objeto de controversias.

En 40 años, la población mundial se ha duplicado mientras que la disponibilidad alimentaria sólo aumentó en un 20 % y las tierras cultivadas en un 13 %.

Hasta hace algunos años teníamos en mente que la noción de crisis alimentaria era un problema que afectaba algunos países subdesarrollados y con sobrepoblación. Todos guardamos en la memoria las hambrunas en Biafra o en Etiopia , etc.
Sin embargo, el objetivo de alimentar correctamente a la población se ha tornado problemático desde hace algunos años en numerosas otras regiones del mundo .

Con la reciente crisis petrolera, la agricultura fue exigida para producir biocombustibles y con esto se reconvirtieron importantes superficies y se produjo una transformación de bosques en tierras agrícolas. Este proceso contribuyó a que se desatara una competencia feroz por las tierras cultivables, a una relativa disminución de la producción de alimentos y en un aumento significativo de los costos de los productos alimentarios básicos. Como consecuencias las clases mas modestas de numerosos paises del mundo, no considerados como subdesarollados, han sufrido de los efectos de la crisis alimentaria.

También sabemos que los efectos del cambio climático, sobre los cuales la comunidad científica concuerda en pensar que son ya muy importantes, tienen como consecuencias la disminución de tierras cultivables en ciertas regiones a través de la desertificación, o la destrucción de cultivos por las intemperies o por la proliferación de depredadores, etc.
El cambio climático causa profundas modificaciones cuyos efectos en la agricultura se resienten inmediatamente.

Por tanto, es importante para la agricultura del siglo 21 poder responder eficazmente a estos nuevos desafíos, y bien entendido, las biotecnologías aportan una cierta cantidad de respuestas, tales como plantas mejor adaptadas a los ambientes, más productivas, resistentes a los depredadores, a la sequía, o que eventualmente produzcan factores alimentarios de interés dietético o médico , etc.

Sin embargo las soluciones que entregan a veces las biotecnologías generan nuevas interrogaciones, como el ejemplo de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) que produce un mal estar tan bien a nivel de la comunidad cientifica como al nivel de los consumidores. Los efectos potenciales de los OGM deben ser medidos y evaluados con el fin de usarlos con toda seguridad.

Tras la post-guerra, la agricultura francesa se desarrolló considerablemente hasta convertirse en una de las más destacadas a nivel mundial.

A través de sus centros de investigaciones prestigiosos como el INRA, que es uno de los más conocidos, o bien de sus grandes escuelas agronómicas de los cuales AgroParisTech es un florón, la agricultura francesa se apoya en un pedestal de excelencia y de tradición de formación muy antiguo.
Otra particularidad francesa : la formación y la investigación científicas agrícolas dependen directamente del ministerio de agricultura produciendo una relación muy estrecha entre las necesidades del campo en terminos de propuestas tecnológicas o recursos humanos y la investigación o la formación.

Por lo tanto me alegro al ver que para cuestionamientos de sociedad tan cruciales como la seguridad alimentaria, se haga llamado a instituciones francesas y que se formen con ellas, lazos universitarios y de investigación con el objeto que nuestro modelo de agricultura, altamente tecnológica y sostenible, pueda ser mejor conocido y comprendido en América latina.

Aprovecho esta plataforma para recordarles que este año, acabamos de lanzar un nuevo instrumento de cooperación : CHILFAGRI y que los primeros intercambios de alumnos-ingenieros tendrán lugar a partir del mes de septiembre. AgroParisTech , es piloto en uno de los proyectos seleccionados por el comité mixto conducido por la parte chilena, por el MECESUP.

Ademas, hemos firmado en la ocasión de la visita de la Presidenta Bachelet a Francia un acuerdo de cooperación en la formación técnica agricola secundaria.

Para concluir, agradezco a la Universidad del Pacífico por acoger a los dos directores aquí presentes y espero que en sus 33avo aniversario pueda ver nacer numerosos acuerdos de cooperación entre nuestros dos países.

Les deseo un seminario muy fructuoso.

publie le 24/06/2009

Subir