Discurso de la Embajadora (Escuela Chile -Francia)

Sr Rector de la Universidad de Chile,
Sr pro-rector,
Sres vice-rectores,
Sres decanos, directores de Institutos, autoridades universitarias, profesores y estudiantes,
Estimados amigos,

1. Hace casi dos años, Señor Rector, usted quiso dar un nuevo impulso a las Ciencias Sociales y Humanidades en la Universidad de Chile, abriendo aún más estas disciplinas a los intercambios internacionales. Porque desde Monvoisin, Courcelle Seneuil y Claude Gay, su Universidad está, desde sus orígenes, estrechamente ligada a Francia y porque las Humanidades, las Ciencias Sociales y las artes constituyen una prioridad de esta Embajada, es a Francia a quien se dirigió la Universidad de Chile para implementar esta nueva política. El resultado es la Cátedra Chile-Francia, cuya creación inauguramos hoy con este coloquio dedicado al tema de las Transformaciones del espacio público. Ésta es, creo yo, un hito en la historia de la colaboración entre nuestros países en este campo. Quiero aprovechar de esta oportunidad para expresarle, Señor Rector, mis agradecimientos y los de mi equipo por la confianza que nos ha manifestado.

La Cátedra Chile-Francia cuyo acta de nacimiento vamos a firmar, se basa en tres pilares. El primero es la organización de un gran coloquio anual, chileno-francés y pluridisciplinario. Después de la escuela de verano de enero de 2007, dedicada a la temática de la exclusión, este coloquio que se inicia hoy, constituye la segunda versión de la Escuela Chile-Francia en Ciencias Sociales, Humanidades, Artes y las Comunicaciones. Agradezco especialmente a los diez académicos franceses quienes aceptaron participar de este coloquio y quienes representan casi todas las áreas de las Humanidades y de las Ciencias Sociales, desde las más antiguas como la historia y la filosofía hasta las más recientes como la ciencia política y la sociología.

Agradezco también a quienes entre ellos aceptaron prolongar su estadía para compartir su enseñanza con los estudiantes de la Universidad.

El segundo pilar de la Cátedra es justamente académico: varios de nuestros invitados franceses aprovechan de su estadía para impartir clases en la Universidad de Chile en sus disciplinas respectivas. Además, hemos obtenido la estadía larga de un profesor visitante francés que viene a ejercer su docencia durante un semestre completo. Este año, se trata de Guy Lochard, especialista en comunicación y profesor en la Universidad de París III y a quien expreso también mi agradecimiento.

El tercer pilar remite a la investigación. Ya nacieron varios proyectos chileno-franceses entre investigadores de la Universidad de Chile y sus colegas franceses, en particular en el marco del programa ECOS. Ello no es sino el inicio de una producción común que espero abundante y fructuosa. Para el próximo año y en el marco de la Cátedra, ya está previsto lanzar una línea de publicaciones franco-chilenas y crear un premio que recompense los trabajos más destacados.

Una última palabra sobre la Cátedra: ésta se basa en la reciprocidad y en la simetría. En su proyecto, la Universidad de Chile tiene una contraparte francesa: el Institut des Amériques (el Instituto de las Américas), recién creado para federar las investigaciones francesas sobre las Américas. Con la participación de este Instituto, nuestra meta es acoger a los académicos chilenos, a partir del 2009, en Francia. A mediano plazo, prevemos también favorecer los intercambios estudiantiles entre ambos países, especialmente en el marco del colegio doctoral franco-chileno.

2. Quisiera terminar estas palabras preliminares con algunas observaciones sobre el tema del coloquio que nos reúne hoy: el espacio público. Este tema central me brinda la oportunidad de volver a plantear lo que constituye para mí un fruto importante de la cooperación cultural entre nuestros países desde casi 20 años. Me parece que la relación entre el ciudadano chileno, su propia ciudad y la cultura producida en ella, se ha transformado considerablemente desde el regreso de la democracia. Creo también que la colaboración entre los artistas chilenos y franceses desempeñó en eso un rol importante.

La reapropiación del espacio público por los Chilenos ha sido una de las primeras metas de las colaboraciones entre artistas chilenos y franceses desde 1989 con el espectáculo Roman photo del Royal de Luxe, para que el acceso a bienes culturales de excelencia sea un derecho, que no admite diferencias económicas o sociales.

Royal de Luxe, Générik Vapeur, Yann-Arthus Bertrand, Goupe F, son algunos de los nombres que han desarrollado su trabajo en relación al espacio público en Chile y que a su paso han abierto el camino a artistas chilenos y los han animado a seguir en esa línea.

Sus obras han llevado al ciudadano común y corriente a apropiarse e identificarse al fin con su entorno.

Muchas gracias.

publie le 04/11/2008

Subir