El «turismo verde» en Francia, un sector con futuro

Francia es el primer destino turístico mundial, con un sector turístico que genera casi 900.000 empleos asalariados directos. Para mantener su competitividad, el país se adapta a demandas cada vez más diversas. Entre otras, el “turismo verde”. Efectivamente, el desarrollo sostenible se enmarca poco a poco en las estrategias turísticas francesas.

Un sector en expansión

JPEG

El turismo verde, o ecoturismo, se fundamenta en actividades respetuosas del medio ambiente. Laetitia Santos, responsable editorial de los sitios Babel Voyages y Voyages pour la planète, explica que «Francia es un país muy activo en materia de ecoturismo, gracias a la gran variedad de sus paisajes, así como a sus numerosos alojamientos distinguidos con etiquetas y a sus agencias comprometidas con el medio ambiente. Durante estos últimos años, el crecimiento del sector se ha situado entre el 10 y el 20%». Le turismo verde atrae tanto a visitantes extranjeros como a franceses, pues según las cifras de la Organización Mundial de Turismo, un 56 % de los turistas están dispuestos a pagar más por vacaciones ecológicas. Según esa Organización, en Francia, sobre un total de 173 millones de estancias anuales, 50 millones se desarrollan en espacios naturales protegidos (parques nacionales o reservas naturales, por ejemplo).

Movilidad ecológica

JPEG
Concretamente, unas «vacaciones verdes» comienzan por el transporte. Los desplazamientos turísticos representan el 6% de las emisiones de gases con efecto invernadero en Francia, es decir, 30 millones de toneladas de CO2 por año. El objetivo es, pues, fomentar modos de transporte respetuosos del medio ambiente, como las velo rutas o las vías verdes. El recorrido de 800 km La Loire en Bicicleta, por ejemplo, constituye uno de los itinerarios ciclistas de mayor atractivo. Recorre el valle del río más largo de Francia, cuyas orillas representan una mina inagotable de tesoros naturales y arquitectónicos. Más de 800.000 ciclistas, un tercio de los cuales son extranjeros, la utilizan cada año.

Alojamiento respetuoso

Existen también etiquetas para el alojamiento, como la ecoetiqueta Hôtels au naturel o bien La Clé verte. Para merecerlas, los establecimientos hoteleros deben satisfacer distintas condiciones y responder, en particular, a criterios de uso óptimo del agua y limitar estrictamente las contaminaciones...
La asociación Accueil Paysan, por su parte, atrae a turistas deseosos de combinar el alojamiento con la visita de la granja. Los anfitriones comparten con los vacacionistas su experiencia y conocimientos, sin olvidar los productos locales de temporada, pues el ecoturismo pasa igualmente por la alimentación.

Un amplio abanico de ofertas

JPEG
Gracias a la diversidad de ofertas «en el ecoturismo, cada cual puede encontrar las vacaciones a su gusto», apunta Laetitia Santos.

Primero se piensa en los parques nacionales o regionales. En 2012, la visita de esos centros representó 12 millones de estancias y 86 millones de noches hoteleras en Francia.

Los turistas pueden orientarse igualmente hacia lugares clasificados, como las playas con Bandera azul, o las localidades que ostentan la etiqueta Estación verde, que propician el turismo natural, o bien las estaciones de esquí que respetan una carta de desarrollo sostenible.
Desde hace varios años, los actores del turismo sostenible proponen igualmente una fórmula cuyo éxito no deja de confirmarse: recorridos en burros de carga, muy de moda para las familias con niños…
El turismo verde constituye, pues, un sector innovador, que implica a los actores locales y fomenta el desarrollo económico sostenible de su territorio. Se trata de un compromiso absolutamente necesario pues, como subraya Laetitia Santos, «en el contexto actual, debemos encontrar soluciones de turismo sostenible para proteger el territorio.
¡No hay otra alternativa!».

Lucie de la Héronnière

Cifras del sector
- 50 millones de estancias por año
- 280 millones de noches por año
- 10 a 20% de crecimiento anual

publie le 10/09/2013

Subir