Elección de Barack Obama a la Presidencia de Estados Unidos (4 de noviembre de 2008)

Comunicado del Ministro de Asuntos Exteriores y Europeos Bernard Kouchner

Quiero hacerle patente mi más calurosas y muy cordiales felicitaciones al senador Barack Obama por su elección a la Presidencia de los Estados Unidos de América y desearle el mejor de los éxitos en su acción futura al frente de su país.

La democracia estadounidense acaba de vivir un magnífico momento: una de esas grandes citas que demuestran periódicamente su vitalidad, su fe en el porvenir y su confianza en los valores que la fundaron hace más de dos siglos.

Los franceses, al igual que el mundo entero, han seguido con pasión la campaña electoral estadounidense y sé cuánto se congratulan por la elección de un hombre que tiene un profundo interés por el diálogo entre los pueblos, las comunidades y la cooperación entre las naciones.

Quiero rendir un homenaje al espíritu de compromiso, de generosidad y de tolerancia que anima a Barack Obama. Deseo elogiar los valores de respeto y solidaridad que han sido la base fundamental de su proyecto político, en un período crucial para Estados Unidos. Solidaridad entre las generaciones, solidaridad entre ricos y pobres, solidaridad con los más desamparados de la sociedad estadounidense. Barack Obama sabe que el repliegue sobre uno mismo y los excesos del laissez-faire conducen inevitablemente al aislamiento y al conflicto.

Francia, Europa, la comunidad internacional necesitan su dinamismo, su rechazo a las injusticias y su voluntad de avanzar para construir un mundo más estable, más seguro y más justo.

Francia y la Unión Europea estarán dispuestas a trabajar estrechamente con Barack Obama y con su gobierno dentro del marco de una alianza transatlántica renovada. Juntos debemos aprovechar la oportunidad histórica de conjugar nuestros esfuerzos para superar los retos económicos, climáticos o de seguridad con los que nos enfrentamos todos por igual. Juntos podremos asumir mejor nuestras responsabilidades y encontrar las soluciones que se imponen. Este es el sentido de los trabajos que la Presidencia Francesa de la Unión Europea ha llevado a cabo en Aviñón y Marsella, con motivo de las reuniones informales de los Ministros de Relaciones Exteriores.

Con la confianza que tengo en las cualidades de diálogo y escucha de Barack Obama, las cuales pude apreciar durante su estancia en Francia, me complace la perspectiva de trabajar con el equipo que conformará para reforzar la alianza dos veces secular entre Francia y Estados Unidos, por un mundo más fraternal, más abierto y más equitativo.

publie le 08/06/2009

Subir