Entretien de l’Ambassadeur Dubertrand au Mercurio [es]

JPEG

Embajador francés Roland Dubertrand : "Queremos discutir la participación de Chile en operaciones de Naciones Unidas"

El diplomático -que llegó al país dos días antes del cambio de mando- subraya en esta entrevista la sólida relación bilateral y plantea la posibilidad de cooperar en seguridad internacional y en la defensa del multilateralismo.

Carolina Álvarez Peñafiel

Hay un cambio de ambiente en Francia, dice el nuevo embajador en Chile de ese país, Roland Dubertrand. Entusiasmado, el diplomático asegura que la llegada al Elíseo de Emmanuel Macron -el Presidente "más joven, desde que Napoleón fue primer cónsul de Francia a los 30 años"- ha traído consigo una energía y un optimismo que Francia necesita no solo para avanzar en las reformas que propone el gobierno, sino que para entrar con más fuerza en la globalización.

El primer año de Macron en la Presidencia (que se cumple el 14 de mayo próximo) ha estado marcado por un ritmo acelerado de reformas estructurales que antes no parecían posibles. Con el objetivo de dinamizar la economía del país y reducir el desempleo, el gobierno lanzó, entre otras, la reforma al derecho laboral, a la educación, a la formación profesional y al estatuto de la función pública.

"Toda la prensa francesa y los expertos decían : ’Es imposible. Los franceses no quieren, los sindicatos no quieren, eso va a poner a Francia, al país entero, en la calle’. Pero eso no se dio, porque hubo un diálogo real con los sindicatos, que habían entendido -como los franceses- que sí había que cambiar algunas cosas, porque el mundo cambió y si nosotros queremos preservar lo que es realmente el núcleo de nuestro sistema (una protección social elevada) necesitamos una economía que funcione bien", dijo el embajador en una entrevista con "El Mercurio".

El diplomático recuerda que la economía francesa venía en un proceso de debilitación progresiva en los últimos 15 a 20 años, con la inversión y la competitividad a la baja y el déficit al alza. Y aunque el gobierno anterior de François Hollande ya había iniciado algunos cambios, "el tamaño del esfuerzo, el ritmo y la ambición mucho más fuerte" del actual Presidente es lo que cambió el juego. "Y está funcionando", insiste Dubertrand. Esta semana se informó que por primera vez en una década Francia logró que su déficit público esté por debajo del límite del 3% del PIB establecido por la Unión Europea (UE).

Las próximas reformas irán orientadas al crecimiento económico -para, entre otras cosas, alcanzar la meta del Presidente de llegar con déficit cero al final de su mandato en 2022- y a las pensiones, donde el desafío es unificar los distintos regímenes existentes, sin dejar de lado el sistema de reparto, comenta el embajador.

Apuesta multilateralista

Dubertrand lleva casi un mes en Chile (llegó dos días antes del cambio de mando) y parece fascinado con su nuevo puesto. Confiesa que tenía muchas ganas de venir a América Latina y subraya la fuerte relación bilateral con Chile -"con un intercambio comercial cada año de 2 mil millones de euros"-, así como la intención de su gobierno de fortalecer la cooperación política, económica y cultural con Chile.

En el proceso de reformas económicas francesas, dice, sería positivo ver un aumento de las inversiones chilenas en Francia, sobre todo en los sectores productivos. Cuenta que hay una nueva generación de empresarios, "un boom de start - ups " donde serían bienvenidos los capitales nacionales.

París, sostiene el embajador, también está interesado en intensificar la cooperación con Chile en aspectos como el cambio climático -en lo que ya se trabaja- y en impulsar el multilateralismo, así como en asuntos de seguridad internacional, más allá de la existente cooperación militar.

"Queremos más diálogo político y relación política con Chile", dice, recalcando las coincidencias de "fondo" en asuntos internacionales.

"Hay un tema más nuevo para Chile, que es la seguridad y la lucha contra el terrorismo islámico. Es una preocupación de todos los países y queremos discutir con Chile en particular su participación en las operaciones exteriores de Naciones Unidas", plantea el diplomático.

Para Francia es fundamental encontrar socios que colaboren en sus esfuerzos por estabilizar y mantener la seguridad en África Occidental, donde en los últimos años las fuerzas galas se han desplegado para frenar el avance yihadista, de organizaciones como Al Qaeda o Daesh (el acrónimo en árabe del Estado Islámico, la denominación que se usa comúnmente en Francia).

"Pensamos que se tiene que dar un esfuerzo internacional para la estabilización" de esa región, recalca el embajador Dubertrand, quien plantea que la discusión sobre la participación chilena puede ser en misiones tanto en el oeste de África o en Medio Oriente.

Francia tiene operaciones y misiones en una decena de países de la zona, incluyendo su participación en despliegues multilaterales (en el marco de la ONU y de la UE) en la República Democrática del Congo, Liberia, el Sinaí, el Sahara, Mali y en la República Centro Africana, donde algunos efectivos chilenos estuvieron como parte de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas.

"Es un desafío tan grande, que eso no lo podemos hacer solos. Necesitamos a la comunidad internacional, a Naciones Unidas y a América Latina. Y los dirigentes de América Latina han entendido que es un problema global que nos va a afectar a todos y que no es una cosa lejana de Europa y Medio Oriente", sostiene.

Retrouvez l’entretien dans El Mercurio ICI.

publie le 19/06/2018

haut de la page