Francia a la cabeza del textil técnico [fr]

Aérazur, Babolat, Béal, Cardial, Cousin Biotech, Floréane, Kermel, Texinov: probablemente nunca haya oído hablar de estas empresas. Sin embargo, estos grupos son especialistas mundiales en los textiles técnicos, que están cada vez más presentes en los objetos que nos rodean.

Solo en Francia se fabrica el 24 % de la producción europea de estos textiles que tienen unas propiedades específicas adaptadas a unos usos bien definidos. Estos productos, que pueden ser tejidos, tricotados o no tejidos, están presentes en muchos sectores como la agricultura, la sanidad, los transportes, la protección individual, la construcción (Saint-Gobain Vetrotex es el líder mundial en fibra de vidrio destinada a reforzar el hormigón), la ingeniería civil, el deporte, la industria, la electrónica y el sector agroalimentario. Tienen múltiples propiedades: tienen una gran resistencia, son ignífugos, antimicrobianos, anti-UV, antiestáticos…

JPEGEn Francia hay más de 370 empresas especializadas en los textiles técnicos. Su volumen de ventas, impuestos no incluidos, alcanzó los 5.880 millones de euros en 2012 y las sociedades especializadas en artículos no tejidos exportan más del 67 % de su producción. Tras los productos de compresión, como las medias y los pantys para personas con problemas de circulación, y los geotextiles de refuerzo de las carreteras en zonas con riesgo de derrumbamiento, los fabricantes han desarrollado, con los años, textiles cada vez más innovadores. De este modo, hoy en día la ropa de los bomberos puede indicar la temperatura ambiente y detectar la toxicidad de los gases producidos por un incendio. Las fibras de metaaramida de la empresa Kermel, en el este de Francia, son muy apreciadas para la concepción de objetos destinados sobre todo a profesionales que se enfrentan a fuentes de calor extremo.

Los agricultores disponen ahora de telas y mallas de sombreo que les permiten controlar la maduración de los cultivos. La pyme Texinov ha desarrollado con el INRA (Instituto Francés de Investigación Agrónoma) un textil que refleja la radiación solar y permite aumentar el rendimiento de la viña y mejorar la calidad de la uva.

Los industriales también utilizan cada vez más textiles por su ligereza y por sus propiedades específicas, relacionadas sobre todo con su resistencia, que en muchos casos es muy superior a la de metales como el acero. ¿Quién sabe hoy que el 11 % de la masa media de un automóvil está constituida por fibras? En Francia, NCV y Aérazur (filial del grupo francés Zodiac Aerospace) se han especializado en la fabricación de tejidos para airbags. Los frenos de los Airbus y de otros aviones, como Boeing, al igual que los de la F1, están compuestos por discos o placas de carbono fabricados, en su mayoría, por el fabricante de componentes Messier-Bugatti o por la empresa Valeo.

JPEGEn los sectores del deporte y del ocio, el textil técnico made in France también tiene mucho éxito. Es el caso, por ejemplo, de las velas 3D fabricadas por NCV o de las cuerdas de Cousin Trestec y Béal, muy apreciadas por los montañistas aficionados y profesionales. Muchos campeones de tenis se benefician también de los últimos avances tecnológicos con los cordajes desarrollados por la sociedad Babolat.

El textil «conectado» también representa una oportunidad industrial considerable. En este sector, hay que contar ya con CityZen Sciences. Esta empresa joven y dinámica, que llamó mucho la atención en el último «Consumer Electronics Show» en Las Vegas, fabrica textiles «inteligentes». Se espera que su D-shirt, capaz de proporcionar datos fisiológicos de un deportista, esté disponible a finales de año. EE. UU. y China serán los dos primeros países en los que la empresa se lance a su internacionalización.

Pero es en el sector de la salud donde se observa una auténtica revolución. Así, la sociedad Cardial se ha forjado una reputación mundial gracias a sus arterias artificiales tricotadas con hilo de tereftalato de polietileno. Por su parte, la empresa Floréane, líder en su sector, ha desarrollado un saber hacer reconocido en el campo de la cirugía parietal y visceral. En el norte de Francia, Cousin Biotech produce, a pequeña escala, implantes quirúrgicos para las patologías de espalda, la implantación de prótesis vasculares y el refuerzo de ligamentos. Hay que mencionar también el laboratorio Gemtex, que trabaja en la actualidad en un textil luminoso que podría permitir tratar algunos tipos de cáncer por fototerapia dinámica.

La fuerza de Francia en este sector reside en gran medida en la calidad de la formación de alto nivel que se imparte en los centros de educación superior. Es el caso, sobre todo, de la École nationale supérieure des arts et industries textiles (Escuela nacional superior de artes e industrias textiles), que expide, ella sola, más del 60 % de los títulos de ingeniero textil franceses. Los estudiantes también pueden encaminarse hacia las profesiones de este sector en la École des hautes études d’ingénieurs (Escuela superior de ingeniería) de Lille, en la École nationale supérieure d’ingénieurs (Escuela nacional superior de ingeniería) de la universidad de Mulhouse o en el Institut textile et chimique (Instituto textil y químico) de Lyon. La École nationale supérieure de création industrielle (Escuela nacional superior de creación industrial) también ofrece una formación de calidad en tres secciones formativas: creación industrial, diseño textil y formación continua.
La industria del textil técnico y sus numerosos ámbitos de aplicación ofrecen unas perspectivas de desarrollo considerables. Las empresas francesas seguirán manteniéndose durante mucho tiempo en cabeza de este sector con gran futuro.

Marco Rangi


N. B.: Las ideas y opiniones expresadas en el presente artículo, que tiene por objeto informar sobre la realidad de Francia hoy en día, no revisten ningún carácter oficial.

publie le 04/08/2014

Subir