Francia, parte destacada de la solidaridad vacunal [fr]

La pandemia de COVID-19 se ha cobrado varios millones de vidas y sigue trastocando la de miles de millones de personas. Y sólo se puede reducir el impacto de la pandemia en la salud pública y la economía si se dispone de un acceso justo a la vacunación a escala mundial, para proteger en particular al personal sanitario y a las personas de mayor riesgo.

Por ello, ya en febrero de 2021, el presidente de la República Francesa animó a sus socios del G7 a instaurar un mecanismo de donación de dosis. El objetivo consistía en vacunar de forma prioritaria al personal sanitario en los países africanos. En la cumbre del G7 de Carbis Bay, que se celebró en junio de 2021, Francia se comprometió a haber donado 60 millones de dosis de distintas vacunas (AstraZeneca, Pfizer, Janssen y Moderna) a finales de 2021, apoyándose sobre todo en las capacidades logísticas de COVAX. El 25 de septiembre de 2021, el presidente de la República Francesa mejoró el objetivo, que pasó a ser de 120 millones de dosis para mediados de 2022.

¿Qué es COVAX?

COVAX cuenta con el apoyo de Francia desde que se creó en abril de 2020. Su objetivo consiste en posibilitar el desarrollo, la adquisición y la entrega de dosis de vacunas contra la COVID-19 para los países con ingresos más bajos así como para los países que deseen adquirir las vacunas para sí mismos (llamados países autofinanciados).

Con este dispositivo se quiere que la cobertura vacunal ascienda por lo menos al 30 % de la población en los países en vías de desarrollo a finales de 2021, y que cubra especialmente a las personas prioritarias (en un marco justo definido junto con la Organización Mundial de la Salud, OMS). COVAX es por tanto la respuesta multilateral más concreta para convertir las vacunas contra la COVID-19 en un verdadero bien público mundial.

Una iniciativa que da muestra de la eficacia del multilateralismo en acción

La donación de dosis resulta fundamental a la hora de respaldar las campañas de entrega de COVAX. A corto plazo, estas donaciones son la única respuesta eficaz para acelerar las campañas de vacunación en todo el mundo y luchar contra el desarrollo y la propagación de nuevas variantes que representan una amenaza a lo andado en la respuesta a la pandemia.

Francia es una pionera de este dispositivo de solidaridad vacunal, puesto que emprendió las donaciones ya en abril de 2021. Considera fundamental que éstas se hagan cuanto antes y en cantidades adecuadas si se quiere acelerar las campañas de vacunación. Por ello, ya ha asignado más de 20 millones de dosis de las prometidas, que están en fase de entrega.

La acción francesa se enmarca en una alianza con las grandes organizaciones internacionales de la salud (OMS, UNICEF y Gavi, la Alianza para las Vacunas), así como con las regionales, como la Unión Africana y su mecanismo AVAT, con el que un acuerdo permitirá entregar rápidamente 10 millones de dosis a países africanos.

publie le 12/10/2021

Subir