Francia y la economía social y solidaria [fr]

El proyecto de ley sobre la economía social y solidaria, examinado actualmente en el parlamento, pone de relieve un sector de considerable peso que da respuestas realistas a los circuitos económicos tradicionales.

PNG
La economía social y solidaria se compone de una miríada de organismos: asociaciones, mutuas, cooperativas, fundaciones, estructuras de inserción… A pesar de su diversidad, el sector se caracteriza por sus modos de funcionamiento: gestión y gobernanza en común; beneficios limitados porque sus objetivos son sociales, de solidaridad y de cooperación; ausencia de especulación con las participaciones sociales de la empresa.

Nacida en el siglo XIX, hasta la década de 1960 permaneció en la tradición de la economía social asociativa. En los años 1970 se transformó, con el objetivo de luchar contra las desigualdades y en pro de la protección medioambiental, aprovechando el desarrollo de actividades «solidarias» dirigidas a poblaciones vulnerables y territorios desamparados.

Durante mucho tiempo, la economía social y solidaria fue una desconocida, estaba marginalizada y se la caricaturaba como si fuera una utopía generosa e ingenua. Pero aquella vieja idea resurge hoy con fuerza. La razón de ese reconocimiento inédito es la amplitud que ha alcanzado y que ya no se puede ignorar. Porque una utopía que se realiza es algo poco frecuente…

Se pensaba que la economía social y solidaria estaba anticuada y resulta que es innovadora. Ocurre, por ejemplo, con la sociedad cooperativa Repic, en Montpellier, que elabora proyectos antes de buscar los ejecutivos que los pondrán en práctica. Se pensaba que la economía social y solidaria carecía de ambición, pero sabemos que cuenta con grandes empresas: Vitamine T en Lille (3.000 empleados); el grupo SOS (10.000 empleados); Crédit coopératif (2.000 empleados); la división Sud-Archer en el departamento de La Drôme (1.200 empleados)… En Francia, 200.000 empresas comprometidas con la economía social y solidaria emplean a más de dos millones de empleados, es decir, uno de cada ocho empleos privados. La actividad del sector corresponde a casi el 10 % del PIB. Estos últimos diez años, la economía social y solidaria ha creado 440.000 empleos, un incremento del 23 % frente al 7 % de la economía tradicional.

JPEGEl auge de la economía social y solidaria es mundial, se calcula que representa entre el 5 y el 10 % del PIB mundial. A escala internacional, la Red Intercontinental de Promoción del sector (RIPESS) acaba de organizar su 5° encuentro en Manila. En Francia, los Encuentros del Mont-Blanc reúnen a ejecutivos de más de 40 países. En cuanto a la Convención del Desarrollo y la Solidaridad Internacional (Assises du développement et de la solidarité internationale), dirigida por el ministro delegado encargado de desarrollo, ha sido el espacio de un amplio diálogo entre los agentes del sector y los poderes públicos.

Si la economía social y solidaria suscita hoy tal interés es también porque la población se reconoce en los mensajes implícitos de su acción. «Aporta respuestas concretas a cuestiones actuales: justicia social, desigualdades, medio ambiente, una mejor consideración de los recursos, explica el sociólogo y economista Jean-Louis Laville, director de un laboratorio de investigación del CNRS. (Centro Nacional de Investigación Científica). Se reconoce que la economía social y solidaria puede responder a las necesidades de poblaciones y territorios ».

¿Será que el par Estado/mercado deja de dominar el debate económico? En cualquier caso, es una forma de tomar en cuenta a la sociedad civil. En Francia, la finalidad de la futura ley es respaldar el desarrollo de la economía social facilitando, en particular, su financiación Por otra parte, es un «sector estratégico con perspectivas» para el Banco Público de Inversiones, que le va a asignar créditos por valor de 500 millones de euros.

Sylvie Thomas

Algunas cifras de la economía social y solidaria en Francia
- 200.000 empresas
- dos millones de empleados
- 10 % del PIB

publie le 27/05/2014

Subir