Los tesoros de la cocina francesa [fr]

PNG Hay que decir las cosas con modestia, pero aún así hay que decirlas: en casi de dos meses, hemos recibido y aceptado las candidaturas de más de 1.300 restaurantes de todo el mundo para participar en Good France. Para todos aquellos que adoran hablar del declive de la cocina francesa, esta es una realidad sobre la que deberían meditar seriamente.

Reunir a 1.300 cocineros de todo el mundo -con carácter puramente voluntario- para preparar una cena francesa, significa algo importante. En primer lugar, significa que todos esos profesionales saben dónde se encuentran las raíces de su profesión. Pertenecen a decenas de nacionalidades -150 países van a participar. Muchos de ellos se han formado en Francia. Otros lo han hecho fuera de Francia, formados por cocineros franceses. Pero, al fin y al cabo, todos son totalmente conscientes de que el saber-hacer culinario francés es la base de su cocina.

La notoriedad de la cocina francesa, es ante todo eso: una cadena humana hombres y mujeres cuyas raíces profesionales se remontan muy lejos en la gran tradición culinaria francesa -una cofradía de profesionales que se conocen, que comparten y dan vida hoy en día a los mismos valores, en todo el mundo.

La segunda enseñanza que me gustaría extraer de esta acogida muy positiva es igualmente importante. Si nos fijamos en los cocineros que van a participar en Good France, se aprecia enseguida una increíble diversidad -todas las generaciones, todos los estilos de restaurantes están presentes. Esto es para mí el verdadero rostro de la cocina francesa de hoy en día -una cocina dinámica, una cocina variada, una cocina en relación con la época.

No puedo evitar advertirlo: los que pretenden creer que la cocina francesa es monolítica e híper formal, están simplemente ciegos. Por una razón muy sencilla: porque la cocina francesa es en primer lugar y ante todo una actitud. El respeto por el producto fresco de temporada: eso es lo que hace su fuerza. Es lo que le confiere su capacidad de adaptación a los diferentes terruños -según los lugares y las estaciones, los recursos disponibles cambian, pero la atención que se presta a los productos y las técnicas son en todas partes las mismas. Y es precisamente esto lo que define su futuro: la cocina francesa es respetuosa con el Planeta y con la diferentes culturas. Es una cocina humanista.

Este es el mensaje que Good France quiere difundir. Un mensaje modesto pero fuerte. Una fiesta de la cocina francesa -una fiesta de la cocina, y punto.

publie le 23/02/2015

Subir