Un G7 con un nuevo formato [fr]

La presidencia francesa del G7, cuya Cumbre se realizará en Biarritz del 24 al 26 de agosto de 2019, será una oportunidad para hacer evolucionar el formato del grupo.

JPEG

La lucha contra las desigualdades, dentro de nuestras sociedades y en el mundo, es tanto un asunto de justicia como una urgencia en la que debemos empeñarnos si queremos recuperar la confianza de nuestros ciudadanos en nuestro sistema de gobernanza internacional.

Para llevar a cabo este combate, el G7, al reunir de manera informal a grandes potencias económicas que comparten valores democráticos y una ambición colectiva para tratar los grandes problemas mundiales, ofrece un marco privilegiado para impulsar y proponer soluciones concretas.

Sin embargo y tal como lo recordó el Presidente de la República en su discurso a la Asamblea General de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2018, “la época en que un club de países ricos podía definir por sí solo los equilibrios del mundo ha quedado atrás hace mucho tiempo”.

Es la razón por la cual su deseo fue que la presidencia francesa del G7 fuera una oportunidad, en 2019, para hacer evolucionar el formato del grupo, asociándole: grandes democracias que ejercen una fuerte influencia regional; socios africanos para construir una colaboración renovada, y; actores clave de la sociedad civil, con el objetivo de formar coaliciones en torno a proyectos y soluciones para luchar contra todas las formas de desigualdad, de manera más eficaz, legitima y concreta.

Por ello, estarán asociados a la Cumbre de Biarritz al igual que a numerosas secuencias preparatorias:

1. 4 grandes socios comprometidos con la protección y la promoción de las libertades democráticas

En la era de la transformación digital y del cambio climático, Francia quiso asociar al G7 socios clave para enfrentar estos dos desafíos, preocupados, como nosotros, por el respeto de los valores democráticos y de las libertades individuales:

- Sudáfrica;
- Australia;
- Chile;
- India.

Junto a estas cuatro grandes democracias, buscaremos reforzar la protección de las libertades fundamentales en el contexto del desarrollo de lo digital y de la inteligencia artificial, y propondremos medidas concretas para proteger el planeta, poniendo énfasis en la protección de la biodiversidad, del clima y de los océanos. Chile, que acogerá la COP25 en diciembre de 2019, será - dentro de este contexto - un aliado importante.

2. 6 socios africanos para construir una colaboración de igual a igual con este continente del futuro

Para enfrentar las desigualdades en el mundo, la presidencia francesa del G7 desea entablar una colaboración de igual a igual con África.

"No es sólo en este continente que ganaremos o perderemos en forma colectiva nuestra gran batalla contra las desigualdades. Sino con este continente".
(El Presidente de la República, en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, el 25 de septiembre de 2018).

Además de Sudáfrica, cuatro países que desempeñan un papel de liderazgo en el continente y son actores de la cooperación multilateral, comprometidos con la preservación de la biodiversidad y la implementación ambiciosa del Acuerdo de Paris sobre el clima, han sido entonces invitados a la Cumbre de Biarritz y a varias reuniones preparatorias:

- Burkina Faso, que preside en 2019 el G5 Sahel;
- Egipto, actualmente con la presidencia de la Unión Africana;
- Senegal, por su presidencia del NEPAD (Nueva Alianza para el Desarrollo de África, la agencia de desarrollo de la Unión Africana);
- Ruanda, que ejerció en 2018 la presidencia de la UA.

Por otra parte, Moussa Faki, en su calidad de Presidente de la Comisión de la Unión Africana, también será invitado a la Cumbre.

Deseamos, juntos, encontrar herramientas concretas para asegurar un desarrollo económico sostenible del continente africano, favoreciendo en particular la creación de empleos para los jóvenes y el emprendimiento de las mujeres. El acceso a la educación y a la salud, condición sine qua non para luchar contra las desigualdades de destino, la inclusión digital y el acceso a los financiamientos de los actores económicos se encuentran en el centro de nuestros intercambios con nuestros socios africanos, con una atención particular a la región del Sahel, que concentra estos diversos desafíos.

3. Actores clave de la sociedad civil comprometidos con la presidencia francesa del G7

Al asociar estrechamente a las labores del G7 un Consejo consultivo para la igualdad entre hombres y mujeres, que reúne a personalidades excepcionales, comprometidas con la lucha contra las violencias y las discriminaciones, el acceso de las niñas a la educación, la autonomía económica y el emprendimiento de las mujeres.

Apoyándose en las recomendaciones de los grupos de compromiso del G7: los jóvenes (Youth 7), que muestran día a día que pueden ser potentes vectores de cambio; las mujeres (Women 7), las organizaciones no gubernamentales (Civil 7), los sindicatos (Labour 7), los empleadores (Business 7), los centros de investigación (Think tank 7), las academias de las ciencias (Science 7), los abogados (Avocats 7) y las universidades (University 7).

Tomando en cuenta las soluciones propuestas por actores locales – Biarritz, País Vasco, Pyrénées-Atlantiques, Nouvelle-Aquitaine, e implementadas en el territorio de la Cumbre, a favor de la lucha contra las desigualdades, la protección de la biodiversidad y de los océanos. Tres debates organizados en el País Vasco abordarán estas temáticas antes de la Cumbre.

publie le 11/10/2019

Subir